Archivo de la categoría: Proyecto “Citas célebres”

“Cuanto más nos elevamos, más pequeños parecemos a quienes no saben volar.”

Aurora, Friedrich Nietzsche.

_MG_6439a[Exif: 1/2000 s; f/1.8; 50mm; ISO-100]

Las gaviotas, siempre tan arriba, tan lejos del mundano suelo, parecen solitarias y tristes.
Las gaviotas, siempre volando sin rumbo aparente, nunca quietas, parecen buscar incansables.
Las gaviotas, siempre despreciadas por ojos desagradecidos.

Las gaviotas.
¿Acaso son felices?

Pero allí donde ellas vuelan, yo también quiero volar.
Que desde el suelo casi no me vean, allí quiero estar. 

Yo.
¿Acaso soy feliz?

Si ni siquiera sé hacer poesía… qué esperáis.

La (trágica) vida de las gaviotas

“Parado frente al mar, mientras que el mundo gira.”

Ideario, Francisco M. Ortega Palomares.

_MG_6435a[Exif: 1/500 s; f/1.8; 50mm; ISO-100]

Me angustia el cruce de miradas 
la doble dirección de las palabras 
y el obsceno guiñar de los semáforos.

Me arruinan las prisas y las faltas de estilo,
el paso obligatorio, las tardes de domingo
y hasta la línea recta. 

Me enervan los que no tienen dudas
y aquellos que se aferran
a sus ideales sobre los de cualquiera. 

Me cansa tanto tráfico 
y tanto sinsentido, 
parado frente al mar mientras que el mundo gira.

¿Qué más decir? Últimamente todo da vueltas a mi alrededor y me siento tan pequeña e insignificante, como si el vórtice fuera a tragarme y que nadie -ni yo misma- pudiera salvarme. Llegarán tiempos mejores.

Ideario

“If I could be who you wanted all the time.”

Fake Plastic Trees, Radiohead.

_MG_6290a[Exif: 1/5 s; f/6.3; 50mm; ISO-100]

Ser uno mismo nunca funciona, ¿eh? Qué mal.

Plástico

“Vivimos observando sombras que se mueven y creemos que eso es la realidad.”

José Saramago.

_MG_5796a[Exif: 1/5 s; f/2.5; 50mm; ISO-100]
Somos sombras de personas que creemos que son mejores que nosotros. Y eso es un error. ¿Por qué deberíamos ocultarnos detrás de ellos? No. 

“Un buen retrato es una biografía pintada.”

Anatole France.

_MG_5775a[Exif: 1/5 s; f/1.8; 50mm; ISO-100]

“No sé hacer nada.
Intento mover montañas con mis palabras, pero soy una hormiga. 
Hago garabatos, babeo, me muevo como una lombriz cuyo mundo engloba una milla.
¿Cómo puedo emerger a la superficie? ¿Dónde encontrará esta lombriz las alas?
Me miro en el espejo y veo suciedad.
¿Quién es esa? ¿Adónde se fue el Ángel? ¿Por qué me devuelve la mirada la suciedad?
¿Por qué está la tierra de la incompetencia bajo mis uñas? ¿Por qué pinta la duda círculos azules bajo mis ojos y tiñe mi piel?
¿Por qué mi columna asume la derrota? ¿Por qué mis labios coquetean con el cielo?
¿Por qué intento atrapar la Belleza con una cuerda tan miserable?
¿Dónde está el pelo de Rapunzel o de Sansón? ¿Dónde está mi honda?
¿Dónde está mi piedra, mi pistola?
¿Dónde está el arma con el que derrotaré esta apatía que se siente como sueño en mis extremidades, que afloja la sonrisa de mi hermano, que mata a la hija de mi vecino?
Este bolígrafo está esquelético y a penas parece eliminar esta plaga que infecta mi Generación, este Gigante, este Ogro, esta Muerte, que se apodera de millones de caras, que me coge prestada la mía.”
Faith Poem, Jewel Kilcher.
Doble cita y autoretrato. Éste dice mucho de mí y junto con el texto… Ya podéis sentiros como si me conocieseis de toda la vida.

“Las revoluciones se producen en los callejones sin salida.”

Bertolt Brecht.

_MG_5754[Exif: 1/13 s; f/1.8; 50mm; ISO-400]

 Ahí estuve yo hoy, en la Plaza de la Constitución, en la manifestación en contra de los recortes en la Educación Pública (subida de tasas, recorte en las becas Erasmus y Séneca…).

Demasiados policías había para una manifestación que tenía unos objetivos claros muy lejanos a la violencia y a la destrucción. Parece que reivindicar los derechos es peligroso, o al menos eso creyó el cuerpo de policía malagueño que se plantó al principio de la Calle Marqués de Larios casi una hora antes de que empezara la manifestación estudiantil. Pero también había mucha gente. Menos mal que el pueblo aún tiene la cabeza donde la debería tener y se ha dado cuenta de que estas cosas no se pueden tolerar.

Al ritmo de “¿quién lleva la batuta: el estudiante organizado o el Gobierno hijo de puta?” fuimos desplazándonos calle abajo en dirección al rectorado de la UMA -que yo ni siquiera sabía dónde estaba. Mucha, mucha gente, en serio. También había muchas banderas -comunistas, esta vez y no republicanas- y unas cuantas pancartas.

Tardamos mucho tiempo -casi dos horas- en llegar al rectorado, a pesar de que no estaba demasiado lejos de la calle en la que había empezado la manifestación. Al llegar, nos plantamos delante para seguir coreando frases reivindicativas mientras los policías nos miraban amenazantes. Después todos nos sentamos en el suelo -ahí es cuando tomé la fotografía- y dimos un minuto de silencio por la educación pública. Un chico dio un discurso que a penas se escuchaba desde donde estaba yo y prácticamente había acabado la manifa.

He de decir que ha sido una manifestación bastante organizada y -aparentemente- efectiva. Nadie la lió y todos coreamos a pesar de que en ocasiones no se entendía en absoluto al que llevaba el megáfono. Eso sí, la caminata bastante lenta y he terminado con los gemelos reventados. El frío tampoco fue nuestro mejor amigo y el viento hizo de las suyas, pero ya tengo bastante asumido que en Málaga siempre hace esta ventolera.

Esta es la única foto que tomé. Sinceramente, me daba un poco de miedo de sacar la cámara en medio de tanta gente. Llevaba todo el equipo encima (los filtros, los dos objetivos, el disparador…) en la nueva mochila que me compré, pero preferí no jugármela y sólo saqué la cámara cuando todos nos habíamos sentados. En realidad, ese fue el único momento en el que pude ver la pancarta bien ya que estábamos detrás todo el rato. No es de mis mejores fotografías, desde luego, pero por lo menos cumple la función que debe de cumplir.

Y la cita de hoy… Bueno, es que no hay mucho que explicar. Estas manifestaciones tienen su origen en un callejón sin salida. Ya no se puede seguir tolerando la cantidad de mierda que nos están echando encima. El pueblo ha dicho basta. 

Revolución

“Inesperada sensación la de estar sola con tanta gente alrededor.”

Cuando mueren las malditas golondrinas, Nena Daconte.

_MG_5552a[Exif: 1/800 s; f/1.8; 50mm; ISO-1600]

Hay millones de personas en el mundo, tienes más de cien amigos en Facebook y te hablas con alrededor de veinticinco personas casi todos los días. Pero te sientes solo.

A veces, estar rodeado de gente no significa sentirse acompañado. La soledad no requiere de la ausencia de gente; todo lo contrario, la peor de las soledades es aquella que te ataca cuando más rodeado de gente estás. Es así. Parece absurdo, ¿a que sí? Es frustrante porque las personas que nunca se han sentido así no pueden comprender que su presencia te causa más dolor que si no estuviera ahí contigo. No me reconforta que estés a mi lado porque ahora mismo eres, para mí, un fantasma; tan sólo un cuerpo que está ocupando un espacio.

Las calles podrán estar repletas de personas; todos con sus vidas, sus problemas, sus inseguridades… Podrá haber toda la gente que imagines y, aún así, sentirte la persona más solitaria del mundo. Invisible, casi.

Soledad

“Escuchar es más importante que hablar. Si esto no fuera cierto, Dios no nos hubiera dado dos oídos y una boca. Demasiadas personas piensan con su boca en vez de escuchar para absorber nuevas ideas y posibilidades. Discuten, en lugar de preguntar.”

Robert Kiyosaki.

_MG_5734a[Exif: 1/50 s; f/1.8; 50mm; ISO-100]

Oímos, pero no escuchamos. ¿Cuál es la diferencia? 

Se dice que escuchar requiere de una cierta intención por parte del receptor, mientras que oír significa que se percibe el sonido pero que no se está atendiendo a lo que el otro dice.

Esto pasa todos los días, a todas horas, en todos los lugares del mundo. La cantidad de personas que hay en el mundo, la de cosas que se dicen y la mayoría nos parecen ruido. Asentimos y nos preguntamos qué carajo habrá dicho, pero no somos tan valientes como para decir perdona, no te estaba escuchando porque me importa una mierda. 

Pero no sólo eso, ¡también hablamos más de la cuenta! ¿Cuántas veces hemos quedado con un amigo y le hemos soltado semejante monólogo que ni siquiera le hemos dado tiempo de decirnos hola? Suele pasar mucho. Primero nosotros y luego los demás. ¿Por qué iba a posponer mi discurso, mis ansias de expresarme para que otra persona suelte palabras por la boca como si yo quisiera escucharlas? A veces pensamos así.

Y, otra cosa: esa gente que discute por discutir, por no escuchar, por no dar la razón. Esa gente. Menos querer ganarlo todo, ¡que la avaricia rompió el saco!

No es que no sepamos escuchar, es que no queremos

Etiquetado , , ,

“Ni siquiera pretendo ser ‘el mejor’. Quiero volar tan alto que nadie pueda alcanzarme. No para demostrar nada, solo quiero llegar a donde se debe llegar cuando entregas tu vida entera y todo lo que eres a una única cosa.”

James Dean.

_MG_5544a[Exif: 1/80 s; f/1.8; 50mm; ISO-1600]

Sólo era cuestión de tiempo que saliera una entrada sobre los sueños, las ilusiones y ese foco de incertidumbre y altibajos emocionales que me supone todo esto.

Debo reconocer que siempre quise ser la mejor. Tener las mejores notas era sinónimo de ello, o por lo menos así me lo habían enseñado. No es culpa de mis padres, ellos estaban contentos con cualquier nota que trajera a casa. Supongo que fue el sistema educativo, el colegio, la gente, yo. 

He sido muy exigente en ese sentido. Pero este año ha sido distinto. Me enseñaron algo que pensé que jamás lo escucharía dentro de un aula y es que, señoras y señores, las notas no significan nada. Entonces, ¿cómo podía ser la mejor si sacar las mejores notas no me iba a hacer ascender por encima del resto de mortales? Resulta que tienes que luchar por ese lugar, pero no con números que se escriben en rojo sobre un papel reciclado lleno de tachones y palabras que después de tres semanas no significan nada para quien las escribió. Curioso. Nadie me había dicho eso antes. Me pregunto por qué.

Así que aquí estoy yo, haciendo muchos esfuerzos por no preocuparme cada vez que veo que no soy una chica diez, e intentando recordar que si alguna vez llegaré hasta la cima será por todo esto que estoy haciendo ahora.

¿La cita? Ah, sí. Es que ya no pretendo ser la mejor. Sólo quiero seguir haciendo las cosas que tanto me gustan por el simple hecho de que me gustan. Hacer las cosas por uno mismo, ese es el plan. Y a los demás que les den, ¿no? Mis fotografías son para mí, no para el contento de los demás; al igual que mi música y mis relatos. No quiero vivir delante de un jurado esperando su aprobación constante. Eso sería ridículo pues, ¿quiénes son los demás para juzgar mi arte, mi creatividad, mi inteligencia? Es por eso de la objetividad, lo que está correcto… o eso dicen. Porque aquí es mu listo el que se levanta y grita ¡QUÉ FEO! sin tener ni idea de nada. Así nos va.

Y bajando los humos… La foto la tomé este fin de semana en el Múseo Interactivo de la Música de Málaga, que volví a ir con mi familia. Es un negativo de una película de James Dean que estaba puesta ahí. Más cuca <3

Dueño de tus ideas y sueños

“El futuro es algo que cada cual alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora,
haga lo que haga y sea quien sea.”

Clive Staples Lewis.

_MG_5540a[Exif: 1/125 s; f/1.8; 50mm; ISO-1600]

El indicador del tempo pone andante, pero es difícil de seguir.

La vida va mucho más rápido, viene y va sin esperar a nadie. La gente que una vez estuvo aquí ha desaparecido; se han ido o se han muerto o no quieren saber de ti, que es peor. Los días empiezan y acaban con dos palabras y un suspiro. El cielo se cierra sobre mí sin a penas poder pestañear en frente del lavabo sucio de mi casa. Los cigarros se consumen en sus cajetillas y las velas se apagan sin haber sido rozadas por ninguna cerilla.

Todo es tan fugaz. Y, aún así, el indicador del tempo pone andante. 

No puedo ir andante. ¿A caso se puede vivir a menos de 120 pulsaciones por minuto? ¡Si este mundo está loco! La televisión nos lanza mensajes en flashes que no podemos ni leer aun estando hasta arriba de éxtasis. Ajetreados. Estresados.

Rápido. Rápido. Corre.

Y me pides que vaya lento, que disfrute. No. No voy a llegar a tiempo con este ritmo de mierda.

Andante

Etiquetado , , , ,