¡Bailemos reggaetón en una feria de videojuegos!

Creo que es hora de volver al trabajo, ¿no? Pero antes de ponerme pesada con las fotos del viaje, os quiero enseñar cómo viví el I Festival de videojuegos que se celebró en Málaga hace unas semanas.

Fue mi primera acreditación como medio (Todo pixel es noticia) y aunque ya había tenido pases en otras ocasiones, tener un tag que pusiera PRENSA me hacía ilu. Además de hacer un reportaje para TPEN, me pidieron una pequeña reseña y unas fotos para Shift MagazineCuando voy a este tipo de sitios no suelo hacer fotos porque la iluminación es pésima y estoy demasiado ocupada comprando o grabando a la gente. Pero esta vez llevábamos otra cámara así que podía despistarme y tomar instantáneas a mi antojo. Pero ya sabéis que cuando te piden que tienes que hacer algo de una manera específica -sobre todo cuando te han encargado una foto de esta manera y no de esta otra–  es más difícil. Me costó muchísimo encontrar la portada para el artículo y, al final, la que puse la tomé cuando nos íbamos, después de haber pasado allí el día entero…

¿Qué decir sobre la feria que no se haya comentado ya por los diferentes portales de Internet y en el artículo y en el reportaje que hicimos nosotros?

A mí me gustó. A secas. No fue nada del otro mundo porque tampoco tenía medios para serlo. Era la primera feria de videojuegos aquí, en Málaga, una ciudad que no está acostumbrada a estas cosas como lo estaría una Barcelona o un Madrid. A pesar de que se celebró en el Palacio de Congresos de Málaga, apenas contaba con una habitación. ¡Si encima compartía día con otro evento oficial! La otra mitad del recinto estaba controladísima -o no tanto- por los seguratas y estábamos limitados a una sala (no sé cómo llamarlo) y un cacho del patio exterior donde, por cierto, pusieron un escenario para que señoritas del Staff bailaran reggaetón. Yo qué sé. Me pareció chapucilla en ese sentido.

Pero, por otro lado, las conferencias que se dieron el viernes fueron brillantes –algunas más que otras, claro. Siempre me han gustado las ponencias -depende del tema, pero en general me gusta escuchar a profesionales que saben de lo que están hablando- y quizá es una gran manía mía, pero me gustan no sólo por lo que cuentan sino por lo que no cuentan. Hay algo muy mágico en observar y escuchar a una persona que está contando algo a muchas personas, todas muy diferentes y muy desconocidas. Me encanta observar cómo al subir al escenario están pensando en lo nerviosos que están y cómo esconden las manos en sus bolsillos vacíos -o llenos, eh. Hay algo muy mágico en esa extraña evolución, en esa confianza que el ponente va cogiendo conforme avanza la charla y piensa: “coño, si esto lo tengo más que ensayado; ¡si sé de qué hablo!” Es ese imagínatelos a todos denudos y verás que todo saldrá bien. Y tú al ver que saca las manos y consigue gesticular, alzar los brazos e incluso soltar una carcajada, también te relajas porque, joder, quieres que le salga bien. Me gustan las ponencias porque me recuerdan que todos somos personas, humanos con miedos y vergüenza, complejos que compartimos y que utilizamos para hacer daño… Sí, todo eso, pero me gusta que siempre logramos cruzar la barrera y correr por el todo está bien.

De las conferencias -que es de lo que hablaba en un principio- me gustaron dos en particular: la de Carlos González y la de David Serrano. Carlos habló sobre la psicología aplicada a los videojuegos (para saber un poquito más podéis ver la conferencia en el reportaje y la entrevista que le hice), cosa que me dejó fascinada. Ese tema siempre me había interesado, pero no sabía que había más gente por ahí que pensaba lo mismo. Fue una ponencia muy educativa, pero no por ello aburrida puesto que en ningún momento rozó el límite con lo soporífero; es más, creo que Carlos consiguió la atención de toda la sala desde el principio con los ejemplos tan ilustrativos que trajo. La de David, por otro lado, trataba sobre la música de videojuegos y también me sorprendió porque le dio un enfoque que no le hubiera dado yo. Me gustó mucho escuchar canciones que había creado para juegos que ni siquiera le habían enseñado, demostrando que su imaginación, creatividad y, en definitiva, sus dotes como artista son extraordinarios.

Y, con todos ustedes, las fotos:

_MG_9409a[Exif: 1/100 s; f/4.5; 200mm; ISO-6400]

Carlos González, de U-Tad.

De todas las que le hice, esta fue la que más me gustó porque hace referencia a su profesión: la psicología. No sé si vosotros también lo pilláis…

_MG_9432a[Exif: 1/60 s; f/2; 50mm; ISO-3200]

Todo era muy retro en la Gamepolis y estas maquinitas me enamoraron.

_MG_9438a[Exif: 1/60 s; f/2; 50mm; ISO-3200]

Jugones jugando. Vicios, vicios, vicios. 

_MG_9471a[Exif: 1/60 s; f/2; 50mm; ISO-3200]

Lo viejo y lo joven. Da igual que las tecnologías hayan avanzado, lo antiguo seguirá sorprendiendo y entreteniendo incluso a los más jóvenes que no pudieron disfrutar de esa generación de oro.

Pero antes de despedirme, os dejo el enlace del artículo en Shift Magazine -donde incluso podéis ver el reportaje- aquí :D

Espero que no me hayáis echado mucho de menos… ¡aunque me váis a tener aquí por mucho tiempo!

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: